viernes, diciembre 13, 2013

Relato erótico : La mejor cogida de su vida

Esta chica que quiere permanecer en el anónimato, nos envía un reláto erótico contándonos su mejor experiencia sexual que títulamos "La mejor cogida de su vida".

La mejor cogida de mi vida

Relato erótico : La mejor cogida de su vida

Hace algunos años. Mi novio Adolfo vino a mi departamento desde la tarde, trajo una botella de tequila, nos servimos unas margaritas y empezamos a coger mucho, en verdad cogimos tanto... que no recuerdo otro día en mi vida en que haya cogido mas.
Anny y yo, ya nos habíamos puesto de acuerdo. Ella iba a llegar a eso de la 9:00 pm para, SOLO... observar como lo hacíamos Adolfo y yo. La depravada estaba llena de curiosidad y de lujuria. No solo se conformaba con mis relatos sexuales con Adolfo, Quería... ¡¡¡observar!!! Yo la amaba y no podía negarle ese placer.
Cuando llamo a la puerta, Adolfo y yo, mas o menos nos vestimos, nos sentamos en la sala y empezamos a platicar, Anny recibió su par de margaritas y de inmediato le dijo adiós a sus inhibiciones.
Ahi mismo me hice del pene de Adolfo y se lo mame. Asombrosamente a pesar de haber estado cogiendo tanto, tuvo una erección de inmediato, de seguro motivado por la presencia de Anny, que con su delgada figura, sus hermosas piernas largas y esos senos perfectos, excitaría a cualquiera.
Me desnude, y camine a la cama, Adolfo me siguió con su gran erección por delante y... detrás de nosotros Anny, con su carita de cachonda que tenia y sus ojos de alcoba. Por su respiración y su cara colorada supe que estaba bien excitada.
Me recoste en la cama, abrí y levante mucho las piernas y le brinde toda mi vulva. El acomodo su incansable verga y me penetro una vez más. ¡Delicioso!
No se en que momento pero Anny, ahí recostada aun lado de nosotros, se empezó a quedar sin ropa. Su preciosos cuerpo delgado estaba desnudo, como una tentación enfermiza.
Sin pena alguna empezó a palpar la penetración, acariciaba el pene de Adolfo y mis labios vaginales, como guiando las embestidas. Eso fue muy, muy exitante. tanto que un gran y loco orgasmo llego a mi y me tomo por completo. Anny me miraba con cara de asombro. Yo la vi a ella y quise que disfrutara también.
Ahí fue cuando le di la orden a Adolfo. Le dije: -"Cogetela", Anny escucho la palabra, de inmediato se acomodo como yo estaba, con las piernas abiertas y alzadas. Adolfo tomo su verga, la saco de mi vagina, y así, llena de mi flujo, busco la entrada de Anny, se la enterró, toda!!! Los dos gimieron de placer. les encanto!!!!
Yo soy tremendamente celosa. El acuerdo con Anny era que solo nos miraría coger. Nunca dijimos que se desnudaría, ni que se quedaría ahí con su cuerpo tentador y mucho menos que mi Adolfo se la cogería. Cuando le dije "Cogetela" no me reconocí, parecía que era otra persona la que hablaba. Ahora me arrepentía.
Estaba muy celosa y encabronada!!! Pero yo les di la orden, yo dije las palabras!!!!
Y ahora, Ahí estaban cogiendo los dos, disfrutando como enfermos calientes. Sus cuerpos arqueados, retorciendose, los dos gimiendo como si el aire se les acabara. La cara de Anny con la boca abierta, los ojos desorbitados y el cuello estirado y sus piernas empujando las nalgas de Adolfo hacia ella. Sus uñas enterradas en esas nalgas que tanto me gustan. Levantando toda su cadera para que su pelvis reciba completas las embestidas de Adolfo.
¡¡¡Fue una puta!!! ¿Como se atrevió a disfrutar tanto con mi hombre? ¿Porque tenia que tener un orgasmo tan exorbitante? Con tantos gritos y gemidos y su cadera y piernas con esos espasmos de locura, de éxtasis. Por momentos pensé que se moría.
Y luego Adolfo. Maldito infiel, no le basto cogerse a la deliciosa Anny, NO. encima de ello lo disfruto como puto perro caliente!!! Gruño como bestia salvaje, como demonio!!!
Era una visión del mas tremendo sueño erótico, mirar a este hombre de cuerpo hermoso y musculoso, penetrando salvajemente, con su enorme y dura verga al delgado y hermoso cuerpo, que se convulsionaba y gritaba al recibir las embestidas de ese demonio sexual.
Después de tener ambos, sus orgasmos, se quedaron ahí un momento, disfrutandose, tocándose. besándose...
Adolfo refleccionó que yo estaba ahí, a un lado.
Todavía con el impacto de le experiencia. No sabia si gritarles encabronada o abrazarlos enamorada.
Adolfo se levanto del cuerpo de Anni, saco su verga totovía de buen tamaño de la vagina de Anny. Aun los dos suspiraban recuperando su respiración. De la vagina de Anny escurrió poco a poco el semen de mi amado, yo metí mi lengua entre sus muslos y lamí ese semen, que me pertenecía. Ella se estremeció y acaricio los risos de mi cabeza, se levanto, se volteo y me acomodo para quedar en un 69, Sus lenguetazos en mi clítoris fueron electrizantes. Adolfo se excitó ¡Una vez más! Me penetro y la lengua de Anni se turnaba lamiendo mi clítoris y los huevos de mi hombre. De nuevo ricos orgasmos
Después de un rato Anny se fue, no sin antes hacernos prometer que nadie sabría sobre esta sesión sexual, mucho menos su novio.
Lamento decir que a Anny le afectó. Cuando regreso a sus 5 sentidos se sintió ofendida y usada, como una víctima de las depravaciones de nosotros y nunca volvimos a tener la linda relación de amistad que tuvimos antes.
Aunque ella siempre lo supo: Nunca iba a tener otra cogida como la de ese día.

0 comentarios:

Publicar un comentario