martes, septiembre 18, 2018

La Monja versión porno (Película XXX)

Esperamos que si estás en este sitio sea realmente porque viniste en busca de La Monja versión porno (Película XXX) y no la película de The Nun original para descargar on line en alta calidad o cosas similares como HD Dvd Rip o subtitulos o subtitulada en español.
De ser así, lamentamos desilusionarte, pero esto es una página web porno, es Destangadas y aquí solo conseguirás sexo gratis.
Alguna vez follaste con alguien que es una demonia en la cama? Seguramente esa demonia no tuviera el nombre de Valak, ni estuviera disfrazada al mejor estilo Halloween como la monja de la película endemoniada o poseída, pero les aseguramos que la actriz de la parodia pornográfica del tan esperado film de terror es una diabla en la cama y de monja no tiene nada más que los hábitos. Estos 10 minutos pueden llegar a ser los más bizarros 10 minutos de video de sus vidas, o puede que les excite ver a una monja demoníaca siendo follada por atrás, sobre gustos no hay nada escrito, pero la verdad es que esta versión porno se ha hecho hiper popular en Internet y nosotros siempre les traemos lo más viral y controvertido del mundo porno, así que la versión porno y película XXX completa de La Monja no podía faltar en Destangadas.

La Monja es una película de terror que no está basada en hechos reales, al contrario de los films similares del mismo director (El Conjuro, El Conjuro 2 o Anabelle) y que trata de un sacerdote con un pasado atormentado que junto a un novato en el umbral de sus votos perpetuos son enviados por el Vaticano para investigar la muerte de una joven monja en Rumania y se deben de enfrentar a una fuerza malévola en la forma de una monja demoníaca. Según varios críticos la película es aburrida y no da miedo, por eso muchos prefieren la versión prohibida con escenas sexuales a ir al cine a pagar la entrada por una película de terror que solo tiene suspenso.
Aquí está entonces la parodia XXX o parodia porno de una serie de televisión realmente exitosa que ahora se vuelve excitante con su versión porno XXX!


Video Porno : La Monja versión porno (Película XXX)



Relato erótico de La Monja pervertida guarra y cachonda en el convento

Sor Patricia y sor María besaban a Mery y se besaban entre ellas. Parecían zorras en celo. Sus coños estaban empapados, pero sor Patricia aún controlaba.

-¿Nos puede dar el cheque, señorita?

Mery, le dijo:

-Ya me cortaste el rollo, Patricia.

Sor María, no tenía prisa ninguna por cobrar.

-Tiempo habrá para cobrar, herrmana, tiempo habrá para cobrar. Ahora gocemos que no nos vamos a ver en otra como esta en todas nuestras vidas.

Sor Patricia, le dijo:

-¿Ya no teme que estas sean cosas del diablo. hermana?

-Si fuesen cosas del diablo habría algún rabo por el medio, y rabo, rabo no hay.

-Es cierto el dicho popular, hermana.

-¿Qué dicho?

-Que de monja a puta se pasa en cinco minutos.

Mery ya se enfriara. Se levantó de la cama, cogió en un cajón el talonario de cheques y un bolígrafo, se sentó en un butacón que había enfrente de la cómoda y les preguntó:

-¿Los cheques los queréis al portador o a vuestros nombre?

Le respondió sor Patricia:

-A nombre de la madre superiora.

-Entiendo. Los queréis al portador.

-No, un cheque solo, y a nombre de la madre superiora del convento.

Mery no se lo acababa de creer.

-¡¿Sois monjas de verdad?!

-Novicias, yo soy sor Patricia y ella es sor María.

-¡Hooooooooostiaaaaaaaaaaas!?! ¡Me estoy tirando a dos monjas!

Sor María, le preguntó:

-¿Algún problema?

-No. ¡Vaya morbazo! Volveos a poner eso que lleváis las monjas en la cabeza.

-Las tocas.

-Eso.

Las monjas bajaron de la cama, fueron a la sala, se pusierion las tocas y volvierom a subirse a ella.

Mery, después de hacer el cheque al nombre que le dieron, le preguntó a sor María:

-¿Te apetece un masaje erótico, María?

-¿Hará que me vuelva a correr?

-Claro, para eso es.

-Ya me tarda.

Poco más tarde...

Mery, a los pies de sor María, le echó aceite en las dos tetas, unas tetas puntiagudas, con grandes areolas rosadas y pezones como guisantes. Sor Patricia, arrodillada junto a la cabeza de sor María, con las dos manos, muy despacito, masajeó una teta y después la otra, para acto seguido masajear cada teta con una mano. Mery besó a sor Patricia y le masajeo las tetas, que eran unas tetas redondas, con pequeños pezones y pequeñas areolas. Después le echó a sor María aceite en el vientre y masajeó vientre y costillas. Sor María comenzó a gemir. Sor Patricia la besó sin dejar de masajear sus tetas. Mery abrió las piernas de sor María y derramó aceite en los labios mayores y menores del coño abierto y mojado. Masajeando los labios mayores, le dijo a sor Patricia.

-Ponle el chocho en la boca, Patricia.

Sor Patricia le puso el coño en la boca a sor María. Sor María sacó la lengua. Sor Patricia frotó el coño contra ella... Al ratito, sintiendo que se iba a correr, le preguntó:

-¿Me deja que me corra en su boca, hermana

-Corra, hermana, corra, corra que quiero conocer el sabor del pecado.

Sor Patricia, temblando con el placer, jadeando, y apretando las tetas de sor María, se corrió torrencialmente en su boca. Mery, al ver el torrente que salía del coño de sor Patricia y como sor María tragaba con lujuria, notó como su coño y su ojete se abrían y se cerraba, y como el coño dejaba caer gotitas de jugo sobre la cama.

Cuando sor Patricia acabó de correrse, Mery hizo un 69 con sor María. Estaban tan calientes, que un par de minutos más tarde, temblando Mery, sacudiéndose sor María y gimiendo las dos, se corrieron y bebieron una de la otra.

Al acabar de correrse, hablando de cosas intrascendentes, cogieron el cheque, se vistieron y volvierion al convento.

Ya eran las once de la noche cuando volvió Félix de Roma.

-¿Hay alguien en casa?

Le respondió Mery desde su habitación.

-¡Ven papá que tengo una sorpresa para ti!

Félix fue a la habitación de su hija. Abrió la puerta y desde el umbral vio la habitación iluminada por cuatro velas aromáticas y a su hja en medio de la habitación. Vestía una minifalda roja y un top blanco, llevaba unas medias rojas y unos zapatos rojos de tacón de aguja, que la hacían aún más alta de lo que era. Felíx, le dijio:

-Buenas noches, hija. Hoy no estoy para tus juegos.

-¡Qué pena! Te quería hacer un baile de agradeciniento. Gracias a ti hoy me tiré a dos vírgenes.

-Gracias a mí, no.

-Sí, pensé que me las mandabas tú y mer tiré a dos monjas, novicias para ser más exacta. Les tuve que pagar 18.000 euros, pero valio la pena.

Mery estaba sisando a su padre. Era falsa para todo. Felix no la creía.

-Estás de coña.

-Ni de coña ni de coñá. La cosa fue de coños. Me tienes que devolver el dinero. Si ya no quieres mi chochito, es cosa tuya.

-No, no lo quiero. Nunca lo quise. Mañana, si lo confirmo, te hago una transferencia... ¿A qué vinieron las mojas al pazo?

-A vender pasteles.

Félix, creyó a su hija. Le picó el gusanillo de la curiosidad.

-¿Estaban buenas las novicias?

-¡Buenísimas! Rubias, guapas, con bellos cuerpos... Y siguen siendo vírgenes. No me extrañaría que volvieran por aquí. ¿Siendo creyente te follarás a una monja?

-A una, no, me follaría a las dos

-¿Y podrías con ellas?

-Y más que me echaran, muñequita.

-¿Bueno, qué? ¿Me miras mientras bailo?

-Estoy muy cansado.

Vovió la mimosa poniendo morritos.

-¡Jooooooo! Con lo que me costó escoger las canciones y ensayar el baile. Mírame un poquito, por fa.

-Vale. pero sólo un poquito.

Una sonrisa iluminó el bello rostro de Mery.

-Siéntate en la cama.

Felix, entró en la habitación y se sentó en el borde de la cama. Mery puso la música en el aparato. Eran tres canciones de Shakira: Ciega Sordomuda, Loca y Loba.

Mery, comenzó a bailar moviendo el cuerpo sensualmete. Se acercó a su padre, cerró los ojos, movió las caderas candenciosamente y le pasó los dedos entre el cabello. A Felix lo empezó a embriagar el perfulme Coco Noir de Chanel. Cuando su hija, con las piernas abiertas, se balanceó de un lado al otro, muy lentamemte, la tensión sexual se palpó en el aire. Meri, descenció bailando, acarició con sus manos el cuello de su padre. el pecho, su trasero, su paquete, y balanceándose se volvió a levantar. Acercó sus labios a los de su padre. Cuando Félix la quiso besar, retiro su boca. Se empezó a quitar el Top. Se subió las copas del sujetador rojo y dejó las tetas con los pezones al descubierto. Se quitó la minifalda. Llevaba puesta un lenceria fina de color rojo. Moviéndose de lado a lado, se dió la vuelta y bajó un poco las bragas hasta de dejar la raja del culo al descubierto. Se sentó en las rodillas de su padre y restregó su culo contra la polla, que ya estaba dura como un hierro. Después se levantó, se quitó el top, el sostén y las bragas. Se puso a cuatro patas y gateando y moviendo sensualmente el culo, fue junto a su padre. Sus manos se posaron en sus rodillas y su boca mordió la polla por encima del pantalón... Se la quitó mojadita, se la meneó, se la llevó a la boca, la lamió, y cuando Félix pensó que se la iba a chupar, se levantó, y de nuevo moviéndose de un lado al otro le puso en la boca el coño peludo y mojado. Felix le pasó la lengua por los labios, una, dos, tres, cuatro, cinco veces. Mery se separó de su padre, después lo empujó sobre la cama. Felix, se echó a lo largo de la cama, vestido y con los zapatos puestos. Mery subió encima de él. Sin parar de moverse sensualmente, le dio las tetas a mamar largo rato. Después pasó la punta de la polla por el ojete, y le preguntó a su padre:

-¿Meto papá?

-Mete, cariño.

Mery, empujó con el culo y metió la puntita en el ojete. La quitó. Acarició con ella su coño empapado, y le volvió a preguntar:

-¿Meto en el chochito, papá?

-Mete, muñequita, mete.

Mery, metió la cabeza. Felíx, creyó que la iba a sacar, pero su hija la metió hasta el fondo. Félix, como un jovencito eyaculador precoz, le dijo:

-Me voy a correr, muñequita.

Mery, besó a su padre, y le dijo:

-Lo sé, papá. Córrete.

-¿Tomas precauciones, muñequiita?

-Sí, puedes llenarme el chochito de leche.

-Córrete conmigo. Siento que estás a punto

-Estoy, pero quiero ver tu cara cuando te corras dentro de mí.

Felíx, besó a su hija, acto seguido le agarró el culo, la apretó contra él y le dio canela fina. Mery no pudo ver la cara de su padre cuando se corrió, ya que se corrió ella unos segundos antes que él, y sus ojos se quedaron en blanco.

Fue una noche larga, muy larga.

El sábado siguiente, por la tarde, las dos monjas volvieron a llamar al timbre del pazo, Félix, las vio en la pantalla de la cámara del telefonillo, y le dijo a su hija:

-Ahí están tus amiguitas.

-¿Lina y Pili?

-No, las monjas.

-¡Sabía que volverían! Una para ti y otra para mí. Pero habrá que pagar otra vez.

-Por dos virguitos se paga lo que haga falta.

-Abre el portal, y desaparece hasta que las tenga calientes...

Mery les abrió la puerta del pazo y las mandó pasar. Se sentaron en el mismo sitio de la vez anterior.

-¿Qué os trae por aquí?

Le respondió sor Patricia.

-El cheque.

-¿Qué le pasa al cheque?

Se lo devolvió.

-Queremos que nos haga dos cheques, uno a mi nombre y el otro a nombre de sor María. Vamos a dejar el convento y vivir juntas.

-Vaya, lo que puede hacer el poder del sexo.

-Del amor, señorita, el poder del amor.

-Necesitaréis más dinero. ¿Qué os parecería si os hiciese un cheque por 24.000 euros?

Sor Patricia, le preguntó:

-¿Qué deberíamos hacer?

-Ayudarme a darle un masaje al diablo... y a follarlo bien follado.

Las monjas se persignaron. Ahora la que preguntó fue sor María.

-¡¿Conoce a Lucifer?!

-No, conozco a Félix, y es un diablo en la cama.

-¿Quén es félix?

-Mi padre.

-¡¿Ha fornicado con su padre?!

-¿Qué tiene más delito, follar con dos monjas o con el padre de una?

-Esta es la casa del pecado.

-¿Vais a seguir pecando y os extiendo el cheque grande o os extiendo el pequeño?

Sor Patricia, no tenía dudas.

-El grande. Ya va siendo hora que mi chochito sepa lo que siente con un rabo dentro.

Sor María era más reticente.

-¿Y si el viejo es feo y le huele mal el alientio y...?

Félix, con su pelo cano y su tipazo y cara de galán, entró en la sala de estar, y le dijo a sor María:

-Ni soy feo ni me huele el aliento.

Sor María, al verlo, cambió de opinión.

-Si hay que hacer un sacrificio, se hace.

Mery, estaba impaciente.

-Vamos para mi habitación.

Ya en la habitación, le dijo Mery a las monjas:

-Desnudar a mi padre.

Sor Patricia le quitó la camisa blanca y sor María, el cinto y le abrió la bragueta del pantalón de tergal. Apareció el bulto de la polla en el calzoncillo. Sor Patricia le quitó los zapatos y lo calcetines. Mery, se metió entre las dos monjas, le bajó el calzoncillo. La polla tiesa quedó mirando hacia delante. Sor Patricia, exclamó:

-¡Es enorme!

La polla no medía más de 15 centímetros y era delgada, pero como las monjas no habían visto otra, también para sor María era inmensa.

-¡Nos va a romper el chochito!

Mery, se puso en cuclillas, cogió con la mano la polla de su padre y comenzó a hacerle una mamada. Sor María, le dijo:

-¡Cochina!

Sor Patricia, le preguntó:

-¿A qué sabe, señorita?

-Prueba, Patricia, prueba y lo sabrás.

Sor Patricia, no se cortó, se agachó, metió la polla en la boca, la mamó, y masturbando a Félix, tal y como había visto hacer a Mery, dijo:

-Sabe a pecado, a lujuria. Sabe tan bien que estoy mojando las bragas. ¿Prueba, hermana?

-¡Dios me libre!

-No se me haga la recatada que nos quedamos sin el cheque grande. Déale una mamada. Le va agustar

-Bueno, una mamadita, pero una sola.

A esa mamadita, sigió otra y otra..., hasta que la otra monja se la quitó de la boca para mamar ella. Al final se turnaron. Hasta que dijo Mery:

-Échate boca arriba en la cama, papá.

Mery, se desnudó, las monjas se iban a desnudar, pero le dijo Felix:

-Vestidas, os quiero follar vestidas. Quitaos sólo las bragas, y dármelas.

Sor María ya iba lanzada.

-¿Y no nos va a comer las tetas?

-Claro, las tetas y el coño, pero a su debido tiempo.

Se quitaron las bragas negras, mojadas, y se las dieron. Mery, de propina, le dio la suya, blanca, y con un lamparón tan grande como los que tenían las bragas de las monjas. Félíx, boca abajo sobre la cama, comenzó a oler las bragas. Mery cogió el aceite de masaje, y le echó un poco por las espalda y por las nalgas. Sor Patricia, masajeó su cuello y su espalda, Mery le masajeó las nalgas, el periné y el ojete, lo masajeó y después lo penetró con un dedo. Sor María, obsesionada con la polla, metía su mano por debajo y se la meneaba. Al rato largo, Félix, se daba la vuelta. Su polla estaba tiesa. Sor María se lanzó sobre la polla como una leona se lanza sobre una gacela y comenzó a devorarla. Mery, le dijo

-Despacio, María, que si se corre tendremos que esperar para poder follarlo.

-¿Cómo sabe eso?

-Internet. Tengo mucha teoría.

Felíx, sonriendo, le dijo a su hija:

-Tranquila, hija. Tomé una pastilla de viagra. Hay polla para todas. Sube. María.

Sor María subió el hábito y cogió la polla con la mano. Félix sintió la humedad del coño y el contacto de los pelos con su glande mientras veía como sor Patricia le comía las tetas a su hija. Sor María puso la polla en la entrada del coño empapado. Empujó y no soltó ni un "ay". La fue metiendo despacito, apretada, apretadísima, pero disfrutando todo el rato. Al clavarla a tope, buscó los labios de Félix y lo besó con suma dulzura, al principio, pues poco después, cuando sintió que se iba a correr, lo comió a besos. Cuando se corrió. Soltó un grito:

-¡¡¡¡Me mueeeeeero!!!

En el portal del pazo, Fermín, el padre de Félix, un hombre de 75 años, libertino, al que apodaban "Pichón", con la ventanilla abierta de su Mercedes, le daba a un mando a distancia y abría el portal del pazo. Oía el grito, y decía:

-¡Fiesta, fiesta fiesta! Allá voy...

... Sor Patricia montó a Félix. Subió el hábito como sor María y la clavó sin rodeos. Ella si que chilló. "¡¡Aaaaaaay!" En grito guió a Ferrmín, que al llegar a la puerta de la habitación y ver el cuadro, exclamó:

-¡Carnavales anticipados! ¡Fiesta,fiesta, fiesta!

Luego vio que una de las jóvenes era su nieta, y le dijo:

-¿Quién trajo las putas, María?

Ni Mery ni las monjas se sobresaltaron. Estaban demasiado cachondas.

-Son monjas, abuelo.

-Y yo soy cura.

-Calla y hazlé a sor Patricia lo que me haces a mi. Seguro que le gusta.

Fermín cogió debajo de la cama una zapatilla con forma de conejo peludo y con piso blanco de goma, le levantó el hábito a la monja y al ver su culito blanco, le dijo a su hijo:

-Parece una monja de verdad.

-¡Y lo es, hijo puta! ¡¿Desde cuándo juegas con mi hija?!

-¡No jodas¡ ¡¿Es una monja de las de verdad?!

-No me contestaste.

No le iba a contar. Le dijo a sor Patricia:

-Soy tu ángel de la Guarda. Te me has descarriado. ¡Mala!

El viejo le dio con la zapatilla en las nalgas a la monja.

-¡¡¡Plas, plas, plas, plas, plas, plas, plas, plas, plas, plas!!!

Después de darle cinco veces en cada nalga, se las lamió, le besó el periné y el ojete, y acto seguido se lo folló con la punta de la lengua.

-¿Quieres purgar todos tus pecados?

-Sí, castígueme más.

El viejo le volvió a besar y a lamer las nalgas y a chupar y follar el ojete con la punta de la lengua mientras la polla de Félx entraba y salía de su coño. Cuando más lo disfrutaba, le dio otra vez con la zapatilla:

-¡¡¡Plas, plas, plas, plas, plas, plas!!!

Sacó la polla. No era un "pichón", era un pichín, pequeño y delgado, Sor María, al verla, y antes de cogerla, meterla en la boca y mamarla, sonriendo, le dijo:

-¡Qué bonita!

Mientras se la chupaba, Fermín siguió follando el ojete de sor Patricia con su lengua y azotándole el culo con la zapatilla.

-Plas, plas, plas, plas...

Mery, celosa de los zapatillazos, le puso el culo en posición a su abuelo. Fermín le comió el coño, luego le folló el ojete con la punta de la lengua, y después le preguntó:

-¿Quieres que te caliente el culo, muñequita?

-Sí, Pichón, sí.

A Fermín lo comían los demonios cuando lo llamaban por su apodo.

-¡¿Pichón?! ¡La madre que te parió¡ ¡¡Las quieres llevar fuertes!!

-¡¡¡Plas, plas, plas, plas, plas, plas!!!

Mery, masturbándose, quería más.

-¡Más, abuelo, más!

El viejo le dio más y más fuerte.

-¡¡¡Plas, plas, plas, plas, plas...!!!

Mery ya echaba por fuera.

-¡Cómemela, cómemela, cómemela!

El viejo le comió el coño y Mery se corrió en su boca.

Sor Patricia, gemía. Sus gemidos ya eran de pre orgasmo. Fermín se la clavó en el culo. Sor Patricia comenzó a correrse. Inundó con su flujo vaginal los cojones de Félix. Con el placer que le produjo el orgasmo de la doble penetración, perdió el conocimiento, y lo perdió en el momento en que Félix le sacaba la polla para correrse en su vientre y Fermín le llenaba el culo de leche.

La cosa siguió. Hubo... ¡Fiesta, fiesta, fiesta!

Fin.

viernes, septiembre 14, 2018

Spiderman se deja hacer sexo oral por Mary Jane en la escena del beso hot (Video Porno)

Un excelente video porno para los amantes del maravilloso hombre araña y todos los que vieron la película Spiderman con el viejo actor que tan bien lo caracterizó. En este video porno Spiderman se deja hacer sexo oral por Mary Jane en la escena del beso hot!
Un video que comienza con Spiederm golpeando a unos ladrones y violadores que atacan a la indefensa Mary Jane Watson e intentan violarla, abusarla y manosearl y termina con Mary Jane mamandole la polla al disfrazado de Spiderman que cuelga desde lo alto de un edificio y está boca abajo, dispuesto a mamarle el coño a la pelirroja hermosa y sexy Mary Jane, mientras esta, le baja (aunque por la ley de gravedad, tecnicamente lo sube) el pantalón y saca su polla para darle unas mamadas increíbles, con Spiderman boca abajo. El video porno que es una parodia de la película de Spiderman, finaliza con una acabada en la boca de la bella y loca Harley Quinn.
Aquí les dejamos el video porno original, parodia XXX de la película de acción de Marvel, en excelente calidad, de 8 minutos de duración, con Spiderman se deja hacer sexo oral por Mary Jane.


Video Porno : Spiderman se deja hacer sexo oral por Mary Jane


A pesar de que Spiderman no es precisamente una película romántica, la escena del beso entre los dos protagonistas, El Hombre Araña (Tobey Maguire) y la chica sexy y bella sus sueños, Mary Jane (Kirsten Dunst), bajo la lluvia dejó boquiabiertos a todos. Tras haber sido rescatada por Spiderman, Mary Jane baja la máscara del Hombre Araña --que está colgado boca abajo-- y envueltos en la lluvia le da un ardiente beso en los labios que quita la respiración. ¿Que mujer no ha querido ser la protagonista de un beso como éste? ¿Ya que mujer no le gustaría ver a su hombre disfrazado de Hombre Araña y practicarle sexo oral de una manera tan juguetona?

lunes, septiembre 10, 2018

Hijastra y padrastro tienen sexo cuando mamá no está (Video porno)

Un video porno de la actriz XXX Lolly Small con un viejo pelado, y un relato erótico que copiamos de las redes sociales de sexo entre hijastra y padrastro... Esto pasa en casa cuando mamá no está... La hijastra y el padrastro primero se besan suave y luego follan fuerte y duro en su habitación.
PD: Les recordamos que todas las descripciones de nuestro blog son historias inventadas, relatos de videos de fantasías sexuales y videos porno con situaciones inventadas que nada tienen que ver con la realidad. Son videos XXX legales hechos con el consentimiento de todas sus partes, aunque en la descripción y el relato erótico se describa una situación perturbadora.


Video Porno : Hijastra y padrastro tienen sexo cuando mamá no está



Relato erótico de hija y papi

Recibí una llamada de mi padrastro diciendo que llegaría antes a casa y que debía estar todo ordenado para cuando llegara, ya que siempre tengo la costumbre de dejar todos mis juguetes tirados en la sala. No quiero que él se moleste y como una niña buena los recojo y los guardo en la caja que compró para que los deje.
Pasan los minutos y mi padrastro no llega, fui a nuestra habitación y traje a mi osita de peluche para jugar, le puse el vestido rosado que a mi Papi le gusta y nos perfumamos las dos para recibirlo, conversaba con Sinforosa, así se llama mi osita y le preguntaba: “¿Qué te gusta de Papi?”. Ella siempre me responde lo mismo y me hace sentir celosa: “Su verga”. Cuando él me hizo su mujercita me dijo que su verga era solo mía y una vez que yo estaba enferma y no podía atenderlo bien, él fue una tienda donde venden cosas para grandes y le compro una vagina a Sinforosa y la usó como muchas veces me usó a mí y tuve que mirarlo y no poder jugar con él. Igual entiendo que ella diga eso porque mi padrastro es un hombre que me trata con ternura siempre pero cuando tiene un mal día en el trabajo me lleva del pelo a la habitación y me hace tan fuerte su putita que deja mi conchita adolorida y llena de esa espesa leche que sale de él.
Estuvimos un rato largo conversando con Sinforosa cuando el portón se abre y Papito entra con su auto al jardín. “¡Eeeeee, llegó! ¡Ojalá me haya traído un chocolate!”. De la emoción cuando saltamos con Sinforosa quebramos un adorno que había comprado en unos de sus viajes, antes que abriera la puerta tome una pala y una escoba para recoger los pedazos, me fui a la habitación con Sinforosa y sacamos del closet el cinturón más grueso, el que siempre ocupa para castigarme cuando me porto mal. Lo espero con el cinturón en la mano y sobando mis nalguitas porque tiene la mano pesada y siempre las deja rojas con el primer correazo, no le gusta castigarme pero hay veces que me dice que es necesario para aprender a ser una mujercita como él quiere que sea. Sé que me dolerá pero será por mi bien para tener más cuidado cuando juego con Sinforosa, aunque que ella me acusará igual si yo me quedo callada. Puedo sentir los pasos de mi padrastro subiendo la escalera al girar la puerta de la manilla, me pongo de rodillas y extiendo mis manos con el cinturón, mirando el piso le digo: “Daddy, me puse contenta cuando llegaste pero no di cuenta que estaba ese adorno que compraste cuando te fuiste de viaje, merezco que me castigues”. Me mira con algo de ternura ya que no soy de las niñas que piden castigos apropósito pero sé que me castigará aunque yo no quiera, una vez mi Papi me dijo que “las niñas cuando confiesan sus travesuras tienen 80% de descuento en los azotes”. “Está bien, mereces por tu travesura cincuenta correazos pero solo serán diez” –me dice. El instinto hace que otra vez sobe mi nalguita, me saco el calzoncito con flores que le gusta a mi Daddy, me pone las muñequeras rosadas y me cuelga del gancho más alto que hay detrás de la puerta. Mi vagina estaba húmeda cuando levantó mi faldita, fue a la cama y acomodó a Sinforosa para que viera como me azotará y le dice: “Esto pasa cuando la putita de Papi se porta mal”,
La mano grande de mi Papi se pasea con mis nalguitas haciendo que me moje más, me gusta cuando me toca de esa manera porque soy su mujercita, siempre me lo dice, sobre todo cuando se despierta a medianoche y mete su verga en mi cuando duermo, despertándome cada vez porque me lo hace duro tanto que a veces duele. Además, sabe que me gusta cuando me hace sentir su mujer tanto que esos dolorosos azotes que recibiré se transforman en caricias hechas por ese delicioso y envejecido cuero que es usado solo para castigarme y dejar las marcas del amor que siente mi Papi hacía mí. “Cuenta mi querida putita” –me dice con ternura. –“¡Ay, uno Papi!”. “Eso pequeña, sigue así”. Al llegar al quinto azote mis piernas tiemblas y se empapan por los fluidos que salen de mi vagina, Daddy lo nota y mete mi mano en mi conchita, prueba mis juguitos y me los da a probar, a veces es muy pervertido pero me gusta que sea así porque soy igual.
“Sigue contando bebé” –me ordena Papi. –“¡Seis Daddy”. En el octavo azote mi vagina se contrae y jadeo como los hacen las perritas cuando tienen ganas; mi Papi me va a regalar un orgasmo al terminar de azotarme. “¡Nueve Papito!” –casi sin aire. “¡Diez Daddy!”. Exploto en gemidos y tiemblo quedando en puntitas, de no ser que me tiene del gancho más alto hubiera caído al piso retorciéndome de ese exquisito placer que me brinda la justicia que se ejerce en mí. Daddyto me descuelga y me toma por la cintura para afirmarme, puedo notar que su verga está dura y eso me moja aun más, lo miro de reojo y con cara de putita mala muevo mis pompis para que sepa que quiero ser usada como su mujerzuela, para eso lo espero, para complacerlo y que no juegue con esas señoras grandes del trabajo que me lo quieren quitar porque antes de que llegara a vivir con mi Papi él traía a esas mujeres a casa, las usaba y las dejaba. Él sabe lo que quiero y baja el cierre de su pantalón, saca su dura verga y la pone en mi nalguitas, empuja fuerte y mi culito se abre para él dándole entrada a mi hoyito para que use de esa forma salvaje que me gusta. Por alguna razón cuando me posee no puedo ser la niña que me gusta ser y me transformo en esa hembra que tiene hambre de sexo y que su macho sacia hasta dejarla exhausta de placer, sabe sacar esa perversidad y lujuria que habitan en mi ser, que difícilmente puedo seguir reteniendo. Mi Daddy es tan perverso que hace de mi una puta insaciable. Le pido que me cuelgue otra vez ya que adoro sentirme abusada por ese hombre que transforma mi personalidad.
Colgada en la puerta toma mis caderas y embiste con fuerza, me hace gritar de placer mientras Sinforosa celosa observa desde la cama como mi Papi me folla con la fuerza de un toro en celo. Esa fuerza que ocupa en sus embestidas hacen que mi ano se amolde a la forma de su delicioso miembro, me gusta sentirme abusada por la fuerza de mi Papito ya que los machos follan a las putas de esa manera y yo me siento la putita de mi Daddy. Cada vez su pene se hincha más en mi interior y con mi hoyito dilatado a más no poder ya soy presa del placer descontrolado que sabe darme mi padrastro , a pesar de lo severo que pueda parecer es la forma que me gusta ser usada por él ya que de esa manera me demuestra su amor a pesar de estar molesto por mis travesuras.
El placer se hace incontenible en mí al sentir como sus manos golpean mis nalgas dándome esa dosis justa de dolor que me mantiene adicta a sus deseos oscuros. “¡Te gusta putita?” –Me pregunta con algo de enfado, casi no puedo hablar por los gemidos que salen de mi boca pero asiento con mi cabeza, “¡quiero que me hables puta” –me dice con más enfado. “Si Daddy” –le respondo. Las marcas de su cinturón desaparecen para dejar las marcas de sus manos en mis nalgas. Me descuelga y me lleva a la orilla de la cama donde está Sinforosa, la cara de envidia y celos que tiene me encanta porque sé que Papi la usara. Me lleva donde está ella y me obliga a lamer su conchita integrándola en este perverso juego. Mi Daddy no puede oírla pero ella me dice que le gusta como lamo su vagina, que la hace sentir tan putita como v}yo me siento con la verga de mi padrastro en el culo; yo sigo los movimientos bruscos de Daddy mientras Sinforosa disfruta de mi lengua, mis piernas tiemblan de manera involuntaria, el sudor cae por mi rostro y la boca se me seca al sentir que mi culo palpita y me rindo al placer cayendo en los brazos de un intenso orgasmo a la misma vez que mi Papi verte su semen en mi interior. Adoro sentir ese viscoso líquido que me inunda los intestinos y quema mi desgarrado culo.
Daddy saca su verga y del pelo me lleva al piso metiéndola en mi boca para que saque hasta la última gota de su esperma, admito que me encanta cuando hace eso, me vuelve loca la mezcla del sabor de su semen con el de mi culo, terminar con mi ano abierto y lleno de esperma es el máximo deleite para mi sobre todo cuando mi Daddy se satisface abusándome. Por esa razón lo espero, no solo porque soy su little girl también porque soy la puta que lo complace más allá de la razón.

jueves, septiembre 06, 2018

Obrero mexicano violando a una joven en la construcción en la que trabajaba (Video Porno)

Un video porno hardcore de un Obrero mexicano violando a una joven en la construcción en la que trabajaba... El obrero se encontraba solo y sin ganas de trabajar, vio pasar a una joven adolescente de 20 años y la trajo a la fuerza para la casa en ruinas para violarla y tener sexo fuerte con ella.
La chica venía corriendo con ropa sexy y pasó por ese lugar oscuro donde había un desequilibrado mental con ganas de follar, el violador la tomó a la fuerza, la metió hacia adentro, y entre los escombros la desnudó a la fuerza mientras la joven chaparrita mexicana lloraba y gritaba y la folló salvajemente contra su voluntad.
Le dio duro contra la pared y luego le echó los mecos en la cara para finalizar su acto sexual repudiable.
La jovencita de México no pudo resitirse más y terminó siendo abusada por un obrero mexicano sediento de sexo que le rompió su vagina de tan duro que le metió su polla.
Finalmente, gracias al video que registró este constructor, la policía de DF pudo comprobar los hechos que relató la victima abusada y llevar preso al violador de la obra, quien ya había cometido el mismo acto sexual en varias ocasiones en la misma vivienda abandonada que reparaba hace 5 años.


Video Porno : Obrero mexicano violando a una joven en la construcción en la que trabajaba



PD: Les recordamos que todas las descripciones de nuestro blog son historias inventadas, relatos de videos de fantasías sexuales y videos porno con situaciones inventadas que nada tienen que ver con la realidad. Son videos XXX legales hechos con el consentimiento de todas sus partes, aunque en la descripción se describa una situación perturbadora.

lunes, agosto 27, 2018

Sexo en el gimnasio (Video Porno)

La fantasía erótica de todo entrenador... Tener sexo en el gimnasio... Con dos alumnas!!
El gym no solo es un lugar para ejercitar y tonificar músculos como hacen los chicos hot de Facebook, también es un lindo lugar para sociabilizar y sobre todo para encontrar y conocer personas del sexo opuesto generalmente muy atractivas, ya que se cuidan y están o quieren volver a estar en forma.
Los profesores de gimnasio y preparadores físicos lo saben, ellos lidian con chicas hermosas con cuerpos perfectos todo el tiempo, y más de una vez su condición de profesores de gimnasio, los ayudan a ganarse a estas chicas y a tener encuentros sexuales con mujeres estupendas.
En este video porno, pasa algo similar. En el gimnasio solo quedaban dos hermosas jovenes de cuerpos hermosos y culos perfectos y el profesor... El sudor y las hormonas, la tensión sexual en los ejercicios de cola, llevaron a que finalmente la morocha que estaba ejercitando, necesitara otro tipo de ejercicio con la ayuda del coach... Y él, como buen profesional, llevó el entrenamiento de gimnasio a otro nivel, dejándose toquetear por la chica fitness... La otra chica que ejercitaba y hacía sentadillas para conseguir gluteos perfectos, decidió unirse a la serie de ejercicios sexuales y la jornada de fitness y gimnasio, terminó transformandose en un hermoso trío de sexo en el gimnasio con el profesor y dos clientas jovenes y hermosas, con nalgas firmes, tetas perfectas y coños depilados.
8 minutos de sexo en el gimnasio con mamadas hacia el preparador físico, besos lésbicos y sexo entre las dos chicas que estaban ejercitando y que resultaron también ser lesbianas o bisexuales y sexo vaginal fuerte, en todas las posiciones, para reforzar y tonificar la cola y todos los músculos del cuerpo siendo folladas por el profesor de gimnasia.
Para las mujeres, así da gusto ir a ejercitar cuando el profesor rompe la rutina y te da ejercicio extra, en vez de poleas, pesas, máquinas, aparatos de ejercitar, mancuernas, etc te da sexo fuerte, duro y parejo!


Video Porno : Sexo en el gimnasio



Como todos los días me dirigía hacia el gimnasio, ya que me desestresaba y hacía que no pensara en los problemas cotidianos; ese día estaba cansada, aun así me apetecía desconectar. Tenía pensado en hacer mis sesiones, meterme un rato en la sauna y no hacer mucho esfuerzo, que eso de sudar toxinas no era lo mío pero ya venía el verano y había que darle duro. 
No hay resultado sin sacrificio. 
En eso iba pensando, mientras me encaminaba hacia el gimnasio; cuando llegué y solté las cosas en el vestuario, me puse a forzar mi cuerpo lo máximo que podía. 
Hoy había sido duro ya que tuve bastante trabajo y estaba agotada, así que tenía que sacar más fuerzas de donde no las había. 
Empecé haciendo fondo: una hora en la máquina de andar. Notaba mis pies cómo me quemaban y me sudaba todo el cuerpo; después de hacer todos mis ejercicios no podía más, pero al fin me tocaba la sauna y sabía que ahí podría relajarme un poco. 
Ese gimnasio tenía la sauna mixta.
Aquel día no había mucha gente ya que era la última hora de la noche y estaba casi vacío, me gustaba esa hora porque iba a mi ritmo y estaba tranquila, no había tanto ruido de máquinas funcionando. 
Me sequé con una toalla para ir a la sauna; como esta era común, podía encontrarme tanto chicos como chicas. 
Entré y vi a dos muchachos. 
―Hola ―les dije. 
Ellos me devolvieron el saludo, me senté y quedaron enfrente de mí. Los dos estaban sentados en el mismo banco, pero yo preferí sentarme sola en uno, para poder estirarme. 
Me apetecía relajarme y no pensar, me incorporé totalmente para atrás y pude tumbarme en el banco; hacía mucho calor pero se estaba en paz, sin ruidos. Y mientras me relajada pensando en mis cosas, me sumergí por un momento en mi mundo. 
Al girar la cabeza, me di cuenta que me miraban; yo les miré un par de veces pero pasé, ya que no me apetecía jugar al gato y el ratón. Estaba muy cansada y necesitaba relajarme, que mi 
mente desconectara. Los escuchaba hablar muy bajo pero yo seguía a lo mío, no me interesaba mucho lo que estuvieran hablando; se callaron, y pensé que al fin tendría sosiego y podría reflexionar en mis pensamientos. 
Al rato sentí una mano acariciando mis senos. 
―¿Te apetece un masaje? 
Estaba tan agotada que no contesté, me puse de espaldas y pensé que tampoco estaría mal un masaje. Él se puso a acariciar mi espalda y me desabrochó la parte de arriba del sujetador, mientras el otro muchacho se quedó mirando y empezó a tocarse; al principio me ruboricé ya que me daba vergüenza que se tocara, pero duró poco, ya que al rato se acercó y se sentó al lado de mi cabeza. También empezó a acariciar mi espalda. 
En un momento hicieron vibrar mis hormonas y comencé a encenderme; sentía las caricias de cuatro manos en mi espalda, así que dejé que todo fluyera sin poner resistencia. Me gustaba mucho porque sentía cuatro manos acariciándome. 
Me di la vuelta y uno de ellos empezó a besarme, mientras el otro se dedicó a acariciar mis senos y a chuparlos; estaba teniendo una fantasía erótica y realmente no estaba en mis cabales 
para darme cuenta totalmente de eso, mi agotamiento me tenía atrapada, aun así, mis hormonas sí estaban sintiendo placer. 
Sentí cómo sus manos se fueron a la parte húmeda, y con sus dedos seguían tocando también mi cuerpo, me bajaron la parte de abajo del biquini y suavemente iban besando mi piel, bajaban 
cada vez más hasta que uno de ellos se detuvo con su boca en mi zona húmeda, metió la lengua y se perdió dentro de mis jugos, él otro seguía besando mis labios y tocando mis senos a la 
misma vez. Mi placer aumentaba por segundos, notaba besos en los labios, senos y mi parte húmeda, satisfaciendo todo mi cuerpo, gemía sin parar y cada vez más fuerte, me mojé como 
nunca antes lo había hecho, estaba disfrutando al máximo. 

El que estaba en la zona húmeda se subió y me puso su glande erecto en mi boca, y el otro aprovechó para bajar y jugar un poco con su lengua. ¡Qué explosión de placer me estaba inundando!, 
¡qué rico! Me encantaba.