lunes, agosto 27, 2018

Sexo en el gimnasio (Video Porno)

Sexo en el gimnasio (Video Porno)

La fantasía erótica de todo entrenador... Tener sexo en el gimnasio... Con dos alumnas!!
El gym no solo es un lugar para ejercitar y tonificar músculos como hacen los chicos hot de Facebook, también es un lindo lugar para sociabilizar y sobre todo para encontrar y conocer personas del sexo opuesto generalmente muy atractivas, ya que se cuidan y están o quieren volver a estar en forma.
Los profesores de gimnasio y preparadores físicos lo saben, ellos lidian con chicas hermosas con cuerpos perfectos todo el tiempo, y más de una vez su condición de profesores de gimnasio, los ayudan a ganarse a estas chicas y a tener encuentros sexuales con mujeres estupendas.
En este video porno, pasa algo similar. En el gimnasio solo quedaban dos hermosas jovenes de cuerpos hermosos y culos perfectos y el profesor... El sudor y las hormonas, la tensión sexual en los ejercicios de cola, llevaron a que finalmente la morocha que estaba ejercitando, necesitara otro tipo de ejercicio con la ayuda del coach... Y él, como buen profesional, llevó el entrenamiento de gimnasio a otro nivel, dejándose toquetear por la chica fitness... La otra chica que ejercitaba y hacía sentadillas para conseguir gluteos perfectos, decidió unirse a la serie de ejercicios sexuales y la jornada de fitness y gimnasio, terminó transformandose en un hermoso trío de sexo en el gimnasio con el profesor y dos clientas jovenes y hermosas, con nalgas firmes, tetas perfectas y coños depilados.
8 minutos de sexo en el gimnasio con mamadas hacia el preparador físico, besos lésbicos y sexo entre las dos chicas que estaban ejercitando y que resultaron también ser lesbianas o bisexuales y sexo vaginal fuerte, en todas las posiciones, para reforzar y tonificar la cola y todos los músculos del cuerpo siendo folladas por el profesor de gimnasia.
Para las mujeres, así da gusto ir a ejercitar cuando el profesor rompe la rutina y te da ejercicio extra, en vez de poleas, pesas, máquinas, aparatos de ejercitar, mancuernas, etc te da sexo fuerte, duro y parejo!


Video Porno : Sexo en el gimnasio



Como todos los días me dirigía hacia el gimnasio, ya que me desestresaba y hacía que no pensara en los problemas cotidianos; ese día estaba cansada, aun así me apetecía desconectar. Tenía pensado en hacer mis sesiones, meterme un rato en la sauna y no hacer mucho esfuerzo, que eso de sudar toxinas no era lo mío pero ya venía el verano y había que darle duro. 
No hay resultado sin sacrificio. 
En eso iba pensando, mientras me encaminaba hacia el gimnasio; cuando llegué y solté las cosas en el vestuario, me puse a forzar mi cuerpo lo máximo que podía. 
Hoy había sido duro ya que tuve bastante trabajo y estaba agotada, así que tenía que sacar más fuerzas de donde no las había. 
Empecé haciendo fondo: una hora en la máquina de andar. Notaba mis pies cómo me quemaban y me sudaba todo el cuerpo; después de hacer todos mis ejercicios no podía más, pero al fin me tocaba la sauna y sabía que ahí podría relajarme un poco. 
Ese gimnasio tenía la sauna mixta.
Aquel día no había mucha gente ya que era la última hora de la noche y estaba casi vacío, me gustaba esa hora porque iba a mi ritmo y estaba tranquila, no había tanto ruido de máquinas funcionando. 
Me sequé con una toalla para ir a la sauna; como esta era común, podía encontrarme tanto chicos como chicas. 
Entré y vi a dos muchachos. 
―Hola ―les dije. 
Ellos me devolvieron el saludo, me senté y quedaron enfrente de mí. Los dos estaban sentados en el mismo banco, pero yo preferí sentarme sola en uno, para poder estirarme. 
Me apetecía relajarme y no pensar, me incorporé totalmente para atrás y pude tumbarme en el banco; hacía mucho calor pero se estaba en paz, sin ruidos. Y mientras me relajada pensando en mis cosas, me sumergí por un momento en mi mundo. 
Al girar la cabeza, me di cuenta que me miraban; yo les miré un par de veces pero pasé, ya que no me apetecía jugar al gato y el ratón. Estaba muy cansada y necesitaba relajarme, que mi 
mente desconectara. Los escuchaba hablar muy bajo pero yo seguía a lo mío, no me interesaba mucho lo que estuvieran hablando; se callaron, y pensé que al fin tendría sosiego y podría reflexionar en mis pensamientos. 
Al rato sentí una mano acariciando mis senos. 
―¿Te apetece un masaje? 
Estaba tan agotada que no contesté, me puse de espaldas y pensé que tampoco estaría mal un masaje. Él se puso a acariciar mi espalda y me desabrochó la parte de arriba del sujetador, mientras el otro muchacho se quedó mirando y empezó a tocarse; al principio me ruboricé ya que me daba vergüenza que se tocara, pero duró poco, ya que al rato se acercó y se sentó al lado de mi cabeza. También empezó a acariciar mi espalda. 
En un momento hicieron vibrar mis hormonas y comencé a encenderme; sentía las caricias de cuatro manos en mi espalda, así que dejé que todo fluyera sin poner resistencia. Me gustaba mucho porque sentía cuatro manos acariciándome. 
Me di la vuelta y uno de ellos empezó a besarme, mientras el otro se dedicó a acariciar mis senos y a chuparlos; estaba teniendo una fantasía erótica y realmente no estaba en mis cabales 
para darme cuenta totalmente de eso, mi agotamiento me tenía atrapada, aun así, mis hormonas sí estaban sintiendo placer. 
Sentí cómo sus manos se fueron a la parte húmeda, y con sus dedos seguían tocando también mi cuerpo, me bajaron la parte de abajo del biquini y suavemente iban besando mi piel, bajaban 
cada vez más hasta que uno de ellos se detuvo con su boca en mi zona húmeda, metió la lengua y se perdió dentro de mis jugos, él otro seguía besando mis labios y tocando mis senos a la 
misma vez. Mi placer aumentaba por segundos, notaba besos en los labios, senos y mi parte húmeda, satisfaciendo todo mi cuerpo, gemía sin parar y cada vez más fuerte, me mojé como 
nunca antes lo había hecho, estaba disfrutando al máximo. 

El que estaba en la zona húmeda se subió y me puso su glande erecto en mi boca, y el otro aprovechó para bajar y jugar un poco con su lengua. ¡Qué explosión de placer me estaba inundando!, 
¡qué rico! Me encantaba.

0 comentarios:

Publicar un comentario