domingo, noviembre 17, 2019

Sexo con la cuñada por primera vez (Video Porno)

cuñada en tanga

Sexo con la cuñada por primera vez en un video porno excelente y con un relato erótico imperdible que encontramos en Facebook.
Un video porno en HD con la cuñada tirada en la cama en tanga jugando en la laptop hasta que entra el cuñado.


Video Porno : Sexo con la cuñada por primera vez

  

Relato erótico : Sexo con la cuñada por primera vez

Les contaré como me inicie en el sexo y con mi cuñada, esto sucedió en el año 2001, yo apenas era un adolescente de 15 años, cursaba el 3er año de secundaria. Mi hermano mayor que yo, se había casado un año antes con Blanca, ellos cuando se casaron vivieron a unas cuantas casas de la nuestra, se podía decir que eran nuestros vecinos, 9 meses después nació mi hermosa sobrina, durante esos 9 meses, cuando mi hermano trabajaba de tarde o de noche, se me encomendó por el y por mi mama, que yo estuviera al tanto de Blanca de que no le faltara nada, al principio mi relación con ella no era muy buena, pero con el tiempo nos empezamos a llevar muy bien, como 2 buenos amigos, fue principalmente por esos meses que estuve al cuidado de ella y yo creo que porque no hay mucha diferencia en nuestras edades, ella me lleva 3 años, esas noches en las que iba a hacerle compañía en ocasiones se prolongaban desde las 8 pm hasta la 1 am, horas en las que platicábamos, veíamos la tv, películas o jugábamos a las cartas, que era la actividad que mas me gustaba hacer con ella, porque apostábamos dinero no mucho, pero casi siempre yo ganaba y me iba feliz a mi casa con lo que la había ganado. Antes de seguir con el relato les describo a Blanca ella mide aproximadamente 1.60 m, es delgada, muy simpática, unos senos promedio, pero que me encantan, al igual un trasero promedio. Todo empezó a nuestro encuentro sexual una noche que estábamos jugando a las cartas.
- Espérame un momento voy al baño, me dijo Blanca.
- Claro ve.
Ella fue al baño subió las escaleras de su casa, cuando ella entro, yo subí para jugarle una broma, le di varias palmadas fuertes a la puerta para asustarla, cuando le pegue a la puerta me volteo atacado de la risa, pero esa risa fue interrumpida por un grito de Blanca, a lo cual me doy la vuelta y la puerta del baño abierta, esto fue porque ella no cerro bien la puerta y con mis palmadas se abrió, ella estaba de pie con el pantalón y la ropa interior abajo, lo que me dejo ver su muy velluda panochita, ella rápidamente cerro la puerta yo me baje las escaleras totalmente apenado, ella salio del baño también bajo las escaleras.
- Pinche cuñado me asustaste bien gacho y yo que no cerré la puerta.
Ella se empezó a atacar de risa y yo también, paso un rato seguimos jugando, se llego la hora en que yo me iba a mi casa y me despedí de ella, esa noche acostado en mi cama se me vino la imagen, de su velluda panocha y me excite mucho y me empecé a masturbar, ya que a mis 15 años nunca había visto una panocha, si tenia novia yo, pero de manita sudada, besos y en ciertas ocasiones le daba unos fajes, pero hasta ahí. Al día siguiente en la noche que fui a la casa de mi cuñada, entre a su casa y ella me dijo:
- Que onda cuñado ya listo para las cartas.
- No mejor hay que ver una película, porque no traigo dinero, yo le respondí.
- Deja acuesto a la niña que ya se durmió, para jugar a las cartas aunque no juguemos de dinero, pero ahora vamos a jugar en mi cuarto, ven sube, acostó a la niña en su cuna y nos fuimos para el cuarto.
- Se me ocurrió una forma distinta de jugar, que te parece si jugamos de prenda,
- ¿Como de prenda? Yo le conteste sorprendido.
- Jugamos de 5 prendas y el que pierda las 5 pierde el juego, van a ser de cualquier tipo de prendas que uno traiga puesta, zapatos, clacetas, cinturon, etc.
- Ah bueno esta bien ya te entendí
Cense ahora si te quitare esas 5 prendas, porque casi siempre que jugábamos yo ganaba, me gusto la idea de jugar así, porque jamas creí que pasara lo que sucedió, empezamos a jugar y ella empezó ganándome y me dijo:
- Quítate lo que quieras.
Me quite la playera quedándome en camiseta, pensé suerte de principiante, jugamos el 2o y volví a perder y me quite los zapatos, jugamos el 3o y otra vez perdí y me quite las calcetas, jugamos el 4o y sucedió algo que me molesto mucho, volví a perder, y me quite el cinturón, ella se reía bastante cosa que me molestaba mucho, porque no podía creer que ella, llevara ganados 4 al hilo, entonces jugamos el 5o y pensé no puede ser, porque me volvió a ganar, ella con mucha risa me dijo:
- Quítate la camiseta.
Me la quite muy molesto, por perder y por sus burlas, y cuando me la quite le dije:
- Ya me voy a mi casa.
- No te enojes, te doy chance a una revancha vamos a seguir jugando, que es muy divertido, porque quiero burlarme aun mas cuando te quedes en puros calzones.
- Bueno, entonces empezamos a jugar.
Empezó mi buena suerte yo gane, ella se quito una blusa que traía, quedando en una blusa de tirantes, jugamos el otro volví a ganar y se quito los zapatos, jugamos el siguiente y seguía mi buena suerte y ella se quito las calcetas, jugamos el siguiente y perdí mi, regreso mi mala suerte y ella se ataco mucho de risa
- Quítate el pantalón, jajajajaja, ya vez como te iba a dejar en calzones, me los quite y ella me dijo:
- ¿Quieres seguir jugando?
- No, ya no quiero jugar, ya me voy para mi casa, estaba muy molesto.
- No te enojes, vamos a seguir jugando porfa.
- Esta bien.
Me senté en la cama y me tape con una almohada, jugamos el siguiente y volví a ganar y sin que yo le dijera nada ella se paro de la cama y se quito la blusa, quedando en puro sostén, el verla en sostén me empezó a excitar y tuve una erección, no se me notaba por la almohada, con la que me tapaba, jugamos el siguiente y volví a ganar y ella se quito el pantalón, dejándome ver su tanguita, cosa que me excitaba mas, jugamos el otro y volví a ganar y sucedió lo mejor, ella se quito el sostén, dejándome ver sus hermosos par de senos, yo me excitaba aun mas sentía que la verga me reventaba el calzón por la gran erección que tenia, ella me dijo:
- Antes de jugar te digo el que gane termina totalmente desnudo y le pone un castigo al otro, va a ser el castigo que uno quiera.
- Claro que si, que peor castigo que quedarnos totalmente desnudos.
Empezamos a jugar de nuevo y perdí, cosa que ya no me importo y me quite el calzón, dejándola ver mi gran erección, ella se me quedo viendo y se recostó en la cama, ella se bajo su tanguita, dejando ver su rica panocha, pero lo que me sorprendió fue que ayer estaba muy velluda y ahora estaba totalmente depilada.
- Tu castigo sera que me la comas.
Me hinque en el piso para quedar a la altura de comerme todo aquello, la comencé a tocar tembloroso, pues aquello era primera vez, y sentí como ella empezaba a mojarse, yo seguí acariciando todo aquello, de abajo hacia arriba, empecé a sobar sobar sus hermosos e hinchados labios vaginales, ella me dijo empieza a comerme, y empecé a comerme todo aquello de abajo hacia arriba, chupándola y lamiéndola toda, ella lo único que decía era:
- Asi papi ahhhh, ahhhh, ahhhh, yo no paraba de comerme, aquella rica vagina.
- Ahora quiero comerte yo.
Se paro de la cama, me senté, ella se hinco frente a mi y me tomo mi palo, me empezó a masturbar, yo sentía de maravilla, pues les repito todo esto para mi era nuevo, todas esas grandes sensaciones de placer, ella saco su lengua y con su punta empezó a lamer mi cabeza, yo sentía que reventaba de placer, cuando ella se metió toda mi verga en su boca, se la metía y sacaba, dándome unas grandes mamadas, lo único que podía decir era:
- Ahhhh, ahhhh, que rico Blanca.
Pasado un rato de aquella rica mamada, le dije que se detuviera, la saco de su boca y me dijo:
- ¿Que sucede?
La hice que se parara y yo seguía sentado, ella estaba frente a mi, es que yo sentía la urgencia de comerme sus tetas, siempre había querido tocar y mamar unas tetas, las empeze a acariciar alrededor de ellas, luego empecé a acariciar sus muy hinchados y ricos pezones.
- Mamalas como un bebe.
No lo dude, las lleve a mi boca, mamandolas desesperadamente, eso lo hacia en ambas tetas, cuando mamaba una, la otra la seguía acariciando, después de un rato de que ella me estaba amantando, me empujo para que me recostara en la cama, ella se subió a mi y nos empezamos a besar, ella besaba demasiado rico, nuestras lenguas se encontraron una con la otra, saboreandonos deliciosamente, mientras nos besábamos y yo acariciaba sus nalgas, y su vagina se rosaba con mi pene, pidiéndose el uno al otro, el ya empezar la penetración, duramos besándonos por un lapso un poco largo, ella me dejo de besar, recostó en la cama, levanto sus piernas y las abrí.
- Es hora de ser tuya papi, ven y hazme tuya.
Me acerque frente a sus piernas levantadas y ella las subió a mis hombros, tome mi pene y la empecé a penetrar, yo sentía morirme de placer, al perder mi virginidad con ella, me encanto sentirme dentro de ella, era riquisimo el cojer a una mujer, entonces se la empecé a bombear y ella empezó a gemir diciéndome:
-Así papi así, cojeme, soy tuya,
Yo seguía bombeando y bombeando, metiendo y sacando, deteniéndome de sus piernas, que estaban en mis hombros, yo sabia que no iba a durar mucho sin venirme, antes ya había aguantado mucho, para ser mi primera vez, ella me dijo:
- Papi quiero me lo hagas de perrito.
Se la saque, ella se paro de la cama, se empino frente a mi y se volví a hundir, se la metía y sacaba, muy rápido, ella empezó a gritar.
- Ahhhh, ahhhh, ahhhh, dame mas rápido.
- No grites tanto, despertaras a la niña.
Y empecé a acelerar el ritmo, ella siguió gimiendo pero moderadamente, yo mientras me sentía realizado, teniendo a esa mujer, empinada frente a mi, de perrito y yo cogiendomela, seguíamos los dos en nuestro ritual sexual, hasta que sentí que me iba a venir, y le dije:
- Blanca me voy a venir
- Eyacula dentro de mi.
Y así fu, entonces me vacié en ella, pasado unos segundos después de vaciarme, dentro de ella, sentí como unos jugos calentitos, saliendo de ella, mojándome aun mas mi palo de lo que ya estaba, mojándome mis bolas y bajando por mis piernas, quede cansadisimo, me recosté en la cama, ella se recostó a un lado mio, me abrazo y me dijo:
- Gracias papi.
Y nos empezamos a besar, pasado unos minutos ella se paro de la cama y se fue a bañar y me pidió quitara las ropas a la cama, ya que había pruebas que nos evidenciaría, las quite, me vestí y ella salio del baño en toalla.
- Ya me voy a mi casa Blanca,
- Gracias a ti.
Nos besamos de nuevo, y cuando nos dejamos de besar me dijo:
- Este sera nuestro secreto.
- Si Blanca, sera un secreto.
- Espero que tengamos estos encuentros constantemente, porque la verdad me encanto la forma de como me cojiste.
Me fui para mi casa sintiéndome totalmente satisfecho, pues ya me sentía todo un hombre a los 15 años, al ya haber tenido mi primer encuentro sexual con mi cuñada.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...