domingo, febrero 23, 2020

Sexo con el amigo de mi esposo

Video porno de Sexo con el amigo de mi esposo  en México.
La hermosa Lexi Aaane de México se filma follando con el amigo de su esposo en su casa, cuando su pareja no está, pero el amigo sí.
Si te gustan las chicas mexicanas, Lexi Aaane tiene un canal en Xvideos con muchos videos porno con sus amantes mexicanos que son realmente excitantes.
Aquí les dejamos un poco de sexo de México, con esta esposa muy puta e infiel que se deja follar por su amante, el mejor amigo de su esposo.


Video Porno : Sexo con el amigo de mi esposo



Relato erótico : El amigo de mi esposo me besó y quiero que lo vuelva a hacer

Me pasó como en película de cine, la historia comienza en una fiesta donde todos nuestros amigos estaban invitados incluyéndolo a él, un hombre de profundos ojos oscuros como su intención, boca de un coral delicioso y labios anchos que invitaban a ser besados, con un cuerpo que se le veía que se ejercitaba, pero sobre todo una actitud de suficiencia y exceso de ego desbordante que rayaba en la pedantería, debo decir que ese garbo con pedantería fue lo que me hizo verlo al detalle y darme cuenta que era un pedazo de hombre para pecar.
Actuar tranquila y que el amigo de tu esposo se te acerque insinúe de manera inapropiada, imprudente e inconsecuente.
Te vas a dormir y a la mañana siguiente te levantas en una cama que no es la tuya, es una que te prestaron la noche anterior y en la cama de al lado está él, el amigo de tu esposo mirándote fijamente, sin parpadear, le preguntas qué ha estado haciendo y te responde con sevicia que te está viendo dormir, te incorporas él se acerca, por más que le dices que se detenga él no te hace caso y cuando está cerca tan cerca que sientes su aliento te toma en sus manos te aprieta contra su cálido y fornido cuerpo te besa apasionadamente y sientes el éxtasis más alucinante que puedas imaginar.
Lo preocupante de esto, no es el beso o su cuerpo encantador, lo que preocupa es que quieres que siga y no pare nunca, mantener esa adrenalina, que es una droga imposible de abandonar hasta se me olvida que mis preceptos morales, lo único que quiero es pasar del beso y de haber sentido su erección bajo el pantalón, me corroe la idea de saber cómo me follaría sabiendo que es prohibido.

sábado, febrero 22, 2020

Adolescente de 18 años tiene sexo por primera vez (Video Porno)

Video porno de Sexo de Adolescente de 18 años que tiene sexo por primera vez con su pareja y lo filman.
Una hermosa nena desvirgada mientras filman entre novios su primera noche en la intimidad con sexo muy tierno, como debe ser la primera vez entre pololos, sobre todo cuando la chica es virgen.
Debajo el relato erótico de cómo fue la desvirgación de esta nenita joven hermosa colegiala.


Video Porno : Adolescente de 18 años tiene sexo por primera vez



Relato erótico : Adolescente de 18 años tiene sexo por primera vez

Habíamos estado saliendo por tres meses. Aún recuerdo cuando se acercó nervioso a mi y me preguntó si podía tener mi número, que llevaba observándome desde hace varios meses y que le gustaría salir conmigo. Me sorprendió bastante, algunas veces había sentido que me miraba pero simplemente no me lo creía, era un hombre espectacular. Alto, con un poco de músculos (no demasiados), y unos hermosos ojos que rayaban entre miel y verde, cabello negro que mantenía siempre un poco corto. Me encantaba. Le dije que si y desde el sábado de esa semana empezamos a salir. Me gustaba muchísimo, era prácticamente todo lo que siempre había esperado en un hombre, era amable, chistoso, caballeroso, y tenía una mirada misteriosa que lo hacia para mi totalmente irresistible.

Habíamos acabado de cumplir tres meses de estar saliendo y todavía no habíamos tenido relaciones, había notado la forma en la que me abrazaba fuerte cuando nos besábamos, bajaba lentamente y tocaba mi trasero, me besaba el cuello y al sentir su respiración acelerada, me estremecía. No era virgen, pero tampoco había tenido muchos compañeros sexuales. Había empezado a sentir que no aguantaba más.

Era sábado por la noche y estaba sola porque mis hermanos (con los que vivía) estaban de vacaciones, y yo por el trabajo había tenido que permanecer en la ciudad. No esperaba a nadie, ni siquiera a él pues me había comentado que ese día salía tarde del trabajo y que nos veríamos al día siguiente. Estaba viendo una película mientras esperaba a que me entrara el sueño y escuché el timbre, baje un poco confundida puesto que no esperaba a nadie, y cuando abrí la puerta ahí estaba él.

Había algo diferente esa noche en su gesto, en su mirada, estaba muy serio, entró y cerró la puerta tras él.

-Como estas? - preguntó mirándome fijamente y avanzando lentamente hacia mi. No se porque empecé a retroceder poco a poco.

-Bien... Pensé que tenías que trabajar.

-Salí más temprano de lo que pensaba- dijo sin dejar de caminar hacia mi.

-Ohh... - dije y justo enseguida, sentí la fría pared en mi espalda.

El siguió avanzando hasta estar a pocos centímetros de mi. Sentí como iba despertando algo en mi, no podía dejar de mirarle.

-¿Porqué me huyes?- dijo poniendo una mano en mi cuello.

-¿Porqué dices eso?

-Has dejado de retroceder sólo porque la pared te lo impide.

Al sentir su mano acariciando suavemente mi cuello, suspiré y se me escapó un pequeño gemido. Se acercó aún más a mi y me besó de una manera diferente a todas las veces anteriores, en su beso habían ganas, deseo, y yo sentía un calor que se iba apoderando de todo mi cuerpo, lo abracé por el cuello y me dejé llevar.

-Te deseo tanto... Me tienes loco- dijo suspirando en mi oído y bajando lentamente besando mi cuello, mientras bajaba sus manos por mi cintura hacia mi trasero apretándolo fuerte. Gemí de nuevo al sentir como besaba mi cuello mientras me acariciaba, y lentamente nos dirigimos a la cama.

-Quiero verte- dijo mientras subía lentamente la camisa que usaba como pijama, como esperando a que me negara, pero simplemente alcé los brazos ayudando a que saliera más fácil. Me recostó en la cama y empezó a besar mis senos, mordiendo levemente mis pezones mientras suspiraba "eres hermosa".

Yo me estaba volviendo loca, no recordaba haber estado tan excitada jamás. Me incorporé y le quité la camisa. Luego se puso sobre mi y me besó de nuevo, sentir su cuerpo caliente sobre el mío hizo que me excitara más aún. Fui desabrochando su pantalón, y después de que bajara mi tanga, ambos quedamos completamente desnudos. Empezó a bajar por todo mi cuerpo, empezando por mi cuello, mis senos, mi vientre y finalmente... Mi sexo. Me sentí un poco incomoda, pues nunca me habían hecho eso antes, y el como dándose cuenta empezó a hacerlo suavemente. "Siempre me pregunté a que sabrías" suspiró, y empezó a besarme de arriba a abajo, succionando de vez en cuando mi clítoris, volviéndome loca, estaba al punto del orgasmo cuando subió y con la mirada oscurecida de deseo me dijo " no aguanto más". Levantó mis piernas poniéndolas sobre su espalda y tomó mis manos agarrándolas fuerte sobre mi cabeza. Entró suavemente en mi haciéndome sentir cada centímetro de él mirándome fijamente... Sentí que me derretiría, y después de meterlo todo gimió de tal manera en mi cuello de manera que sentí que me iba a desmayar de placer. "Estas tan apretada" dijo antes de empezar a besarme y a moverse. Dios... Nunca había sentido nada igual, la forma en la que se movía lenTO y profundo me hacía casi gritar de placer, empezó moviéndose lentamente pero al cabo de poco tiempo empezó a acelerar el ritmo, gemía en su boca sintiendo como iba a llegar el primer orgasmo, y el dándose cuenta acelero el ritmo y besó mi cuello. Grité de placer mientras todo mi cuerpo se estremecía bajo él y cerré fuerte mis ojos, él bajó un poco el ritmo y cuando me recuperé del orgasmo, sentí que no quería que acabara, le besé y lo apreté con mis piernas. "Quiero ver como te mueves" me dijo, y dando la vuelta quedé sobre él. Empecé a moverme enérgicamente agarrándome fuertemente a su pecho mientras él apretaba fuerte mi trasero y gemía. Sentía que llegaba otro orgasmo cuando se incorporó y me apoyó contra un estante que estaba a mis espaldas. empezó a embestirme como loco, me agarró una pierna con su brazo y de esa manera sentía que entraba más profundo, no sabía cuanto más podía aguantar, empezaron a flaquearme las piernas y él sintiéndolo me alzó ambas piernas y empezó a moverse aún más rápido besando y mordiendo mis pezones... Me abracé fuertemente a el y empecé a gemir fuertemente en su cuello sintiendo como se me nublaba todo con un nuevo orgasmo, eso pareció volverle loco porque enseguida terminó dentro de mí dando un par de embestidas más, y nos dejó caer sobre la cama. Se movió de tal forma que quedé bajo el de nuevo. Enterró su cabeza en mi cuello y quedamos así mientras ambos calmábamos nuestra respiración. "Es la primera vez y no puedo creer que haya esperado tres meses para disfrutar de esto" pensé, luego el me miró fijamente y me besó suavemente en los labios. "Me encantas" dijo con los ojos llenos de amor, recuerdo que sonreí y luego ambos nos quedamos profundamente dormidos...

viernes, febrero 21, 2020

Sexo en el campo con el peón rural (Video Porno)

Video porno de Sexo en el campo con el peón rural  en el campo + el relato real de sexo en el medio rural y cómo llegaron a esa situación de estar cogiendo en el medio del campo entra animales.


Video Porno : Sexo en el campo con el peón rural 



Relato erótico : Sexo en el campo con el peón rural 

Me tocó salir a trabajar desde joven dedicándome a la maquinaria agrícola y ya a los 23 años era propietario de un tractor con su equipamiento.

Cierta vez me contrataron para construir un gran terraplén donde se colocaría un tanque de reserva de agua para ganado en un campo alejado unos 25 km. de toda población.

Nos pusimos de acuerdo sobre lo que me pagarían y a los dos días viajé hacia el campo. Llegué casi de noche y me entrevisté con el encargado, un hombre a quien no conocía, el cual me invitó a dejar mis pertenencias en una habitación cercana, y que luego de instalarme fuera para su casa a cenar.

Después de bañarme aparecí y vi que estaba acompañado de su hija llamada Noelia. Ésta era una muchacha de unos 18 años morocha, alta, con unos ojos negros grandísimos y un cuerpo fantástico por lo que se apreciaba debajo del vestido que llevaba.

Cenamos y don Néstor en la sobremesa me contó que por las tardes atendía otro campo a pocos kilómetros del que estábamos, que su esposa estaba en otra ciudad cuidando a la madre y que su hija lo acompañaba.

Que ésta había tenido que dejar la escuela media en razón de ello y en fin las cosas que la gente simple de campo habla, de caballos, vacas, perros etc. Noelia (que así se llamaba) no me quitaba los ojos de encima pero ahí quedó todo.

Al día siguiente me puse a trabajar calculando que tendría para unos cuarenta días de trabajo. Noelia hacía la comida, atendía la casa y por las tardes me llevaba algo así como una merienda hasta el lugar donde trabajaba a unos 2,5 km. de la casa.

Desde la primera vez que la vi sentí que le atraía y me puse a tratar de llevarla a algo que tuviera relación con el sexo y observar su reacción. Era verano, hacía calor, yo andaba de pantalonetas y un simple calzado. Ella iba con vestidos de algodón que caían sobre su cuerpo sin hacer notar sus atributos que a mí me interesaba ver. A la semana, poco más o menos ya habíamos entrado en confianza, me pregunta si siempre andaba así en pantalonetas y sin camisa, a lo que contesté que era mejor puesto que además de no ensuciar la ropa tomaba sol.

Y tú ¿por qué no tomas sol? Es que no tengo traje de baño. Pues qué bien puedes hacerlo en bombacha y soutien, que total, quién te va a ver. Nadie, pero me da vergüenza. Pero, ¿te vieron desnuda alguna vez? No, jamás. Mañana trataremos que sea la primera vez le solté y tomando las cosas de la merienda se las alcancé mientras le daba un suave beso en la mejilla dando las gracias.

Me puse a trabajar y ella se quedó largo rato mirando mi trabajo a la sombra del monte contiguo.

Al día siguiente volvió con la merienda. Nuevamente volví al tema preguntando.

Y dime: ¿Nadie te ha besado? No. ¿Y dado una buena sobada? ¿Qué es eso? Besarse, abrazarse, que te acaricien. No. Ven, acércate.

Se paró frente a mí y tomándola por la cintura la acerqué a mí dándole su primer beso. La besé por todos lados, la acaricié, y la hice volver loca de deseo. Bajé luego a su sexo, le quité la bombachita y le di una sesión de dedos que la hacían estremecer y su cuerpo se convulsionaba, me agaché lentamente mientras ella se apoyaba contra una planta y hundí mi lengua en su sexo que chorreaba el elíxir del deseo, pasaba mi lengua por toda su rajadura y cuando puse su clítoris entre mis labios sentí que se estremecía al tiempo que daba hondos suspiros y así la tuve un buen rato, más razonando que podría acarrearme un problema me puse de pie y luego de besarla apasionadamente le dije que si le había gustado al otro día continuaríamos.

Esto lo hice para no tener inconvenientes pues prefería que viniera por su gusto y no que se arrepintiera y contara lo sucedido que además del mal rato me dejaría sin trabajo.

A la noche luego de la cena salí a fumar un cigarrillo y aparece Noelia. Me contó que le había encantado lo que hicimos y que ya estaba esperando que llegara el día siguiente.

Pues mañana será mejor, ya verás. Siempre y cuando te calles la boca y no cuentes a nadie, lo que me juró que no haría.

La tarde siguiente vi venir el carro con el caballo por el campo, así que detuve el tractor y me di una lavada en el molino para quitarme la tierra. Me instalé en la sombra del monte, puse una especie de cubre asiento del tractor en el suelo cuando llegó con la merienda, la cual ni probé para dedicarme a ella. Ni bien la tuve en mis brazos quise saber si estaba excitada y de inmediato pasé mi mano por debajo de su tanga, e introduciéndole delicadamente el dedo medio noté su sexo lubricado y sus labios dilatados. ¡Se venía excitando de solo pensarlo…!

Le hice el trabajo previo hasta que, quitándome la pantaloneta y el slip quedé con mi aparato al aire. No quise perder tiempo, la acosté, me puse sobre ella y guiando mi instrumento hacia su rajita la penetré muy lentamente. Su virginidad causó apenas una molestia mientras depositaba todo mi tamaño en su cuerpo. Continué con movimientos de entrada y salida haciendo rozar mi verga en su clítoris y era fantástico escuchar los suspiros que daba a medida que mi verga iba estrenando esa vagina núbil. Me percaté de sus sensaciones de placer que luego me contó que le gustaron pero no un verdadero orgasmo hasta que sentí mi leche, la saqué y le llené su ombligo de semen.

Después de un rato de estar abrazados juntos me levanté, lavé mi instrumento y luego de secarme reiniciamos el juego erótico aprovechando para mostrarle mi pija y dársela a chupar.

La pobre no sabía qué hacer con eso en la boca, de manera que tomé su dedo índice a modo de ejemplo, le mostré cómo debía hacer y cómo se lamía la cabeza. Debo ser un buen maestro porque lo hizo muy bien mientras le pasaba los dedos por su conchita haciéndola enloquecer hasta que pidió que se la meta.

Volví a ponerla y esta vez explotó en una serie de orgasmos que fueron fantásticos para los dos, sintiéndonos plenamente felices. Cuando la saqué estaba por la mitad de su tamaño normal, nuevamente me lavé y cuando regresé a su lado me dijo que quería chuparla otra vez ya que le había gustado sentirla en su boca.

Se la di a chupar y se entretuvo como quince minutos hasta sacarme nuevamente la leche, pero esta vez la recibió en su boca ya que le tomé la cabeza y se la introduje bien adentro de su boca lo que hizo también que casi se ahogara porque había llegado contra su garganta y porque el líquido que salía la hacía tragar y chupar al mismo tiempo.

Seguimos haciéndolo los días subsiguientes hasta que una tarde me dijo que con lo de la tarde no le alcanzaba y que quería hacerlo de noche, ya que cuando se acostaba se ponía a pensar en lo que hacíamos y sentía deseos pero no se animaba por el padre pese a que este se acostaba y dormía sin levantarse en toda la noche y aún cuando poníamos la tv a alto volumen no despertaba.

El padre tomaba al mediodía y por las noches una serie de pastillas que le recetara el homeópata, por lo que el fin de semana fui al pueblo y consulté a un amigo que trabajaba en la botica y me vendió unas pastillas para dormir diciendo que con media el que no estaba acostumbrado dormía 8 horas de un tirón.

El lunes regresé por la tarde y le comenté a Noelia lo que había traído quedando ella encargada de darle la media dosis. Por supuesto que don Néstor se tragó las tres pastillas incluyendo la media dosis y tal como era su costumbre se fue a acostar durmiéndose profundamente.

Le dije a Noelia que mejor era que fuese ella a mi habitación ya que estaba alejada de la casa y no se oiría ruido alguno. Nos quedamos en la cocina mirando TV abrazados y dándonos mutuamente, le quité la tanguita teniendo su conchita a disposición de mis dedos por lo que su deseo (y el mío) estaban al máximo. Noelia fue a la habitación de don Néstor y viendo que dormía profundamente salimos hacia la mía. Mientras estábamos mirando TV le quité la bombachita por lo que debajo del vestido no llevaba nada así que ni bien entramos la apoyé contra la pared y se la puse hasta el fondo estando parados, luego la tiré en la cama y así; estuvimos desde las 10 de la noche a las 2 de la mañana.

Todas las tardes al llevarme la merienda la ensartaba y a la noche lo mismo hasta que decidí que era hora de probar su culito. Le hice el comentario y aceptó inocentemente de manera que el fin de semana cuando fui al pueblo compré un frasco de vaselina para lubricarla bien y que fuera lo menos doloroso posible.

Salí el sábado por la tarde y el domingo al caer la noche estaba de vuelta. Esa misma noche después que don Néstor se acostó con la consabida dosis nos quedamos mirando TV, le quité la bombachita y después de un rato de darle a los dedos sentí que estaba super caliente.

La hice sentar en un banco y me puse detrás en una silla, le hice sacar su cola hacia afuera quedando la conchita y el culo a disposición de mis dedos. Le pasaba sus jugos de la concha al culo hasta que le introduje el dedo índice, unté mi dedo medio con vaselina y le introduje primero el índice y luego el medio en su colita.

Sintiendo que lo aguantaba los fui introduciendo, poniendo y sacando hasta que noté que su ano se había dilatado lo suficiente. Arrancamos para mi habitación, donde la puse sobre la cama con las piernas colgando, pasé vaselina en el ano, sobre mi aparato y arrodillándome la hice descender hasta la punta.

Lentamente hice pasar la cabeza y la dejé unos minutos. Luego siempre lentamente comencé a mandar un poco y me detenía luego otro poco más hasta llegar a la mitad. Cuando sentía que provocaba dolores me detenía y luego continuaba empujando hasta que tragó los 17 centímetros comencé con movimientos de entra y sale al tiempo que masajeaba suavemente su clítoris.

Gozamos en forma y tuvimos una acabada genial que nos dejó exhaustos. Mi aparato había quedado caído, pero inmediatamente que me lavé y regresé a la cama se puso a sobármelo con sus manos y después se puso a chuparlo deliciosamente.

Mientras yo le metía dos dedos en su conchita y le pasaba el pulgar por el clítoris haciéndola tener orgasmos múltiples. Me senté en la cama al tiempo que ella chupaba y cuando me venía el gusto la tomé de los pelos suavemente y se la hice llegar nuevamente hasta la garganta y al tiempo que salía la leche ella lo tragaba.

Así me retrasé casi dos meses en mi trabajo teniendo una experiencia sensacional con su prima Camilla de lo cual ya les contaré, pero como lo bueno dura poco al final me tuve que ir con la música a otra parte.

miércoles, febrero 19, 2020

Tatuaje vaginal

Debido a que vimos que les encantan los tatuajes en las partes íntimas, decidimos traer un video porno de un Tatuador haciendo un tatuaje vaginal a una mujer... Y follándola en el estudio de tatuajes luego y mientras realiza el Tatuaje vaginal.
Muchas mujeres se preguntan cómo conseguir tatuajes gratis y dejarse coger por el tatuador o pedirle un tatuaje en la concha es una de las mejores maneras de hacerlo.
En este caso, esta hermosa mujer va directamente desnuda al estudio de tatuajes, se acuesta en tetas y en concha en la cama y procede a dejarse tatuar un demonio en la vagina... Pero el tatuador no logra concentrarse por mucho tiempo, así que a mitad de tatuaje, pese a que a la mujer le arde el coño, se la folla brutalmente antes de finalizar el trabajo artístico.

La rubia tatuada se llama Alira Astro, y es una de esas actrices porno tatuadas que reconoces por su tattoo en la vagina.
El tatuador tuvo la suerte de poder tatuar a esta porno star que le ofreció pagar sus tatuajes no con tarjeta de crédito, ni tampoco con cash, sino con sex... Así es, le costó solo una follada a esta puta el tatuaje vaginal de un demonio en color negro.
Al final el trabajo no salió tan mal, sobre todo teniendo en cuenta los nervios y la excitación que tenía el tatuador al tener a la chica desnuda para tatuar en sus zonas íntimas..
Así es como se le hace el sexo a una clienta a la cual le hiciste un tatuaje vaginal XXX prohibido y porno!


Video Porno : Tatuador haciendo un tatuaje vaginal 



Debido a que el post de Destangadas "Tatuaje anal" llegó ya a las 100.000 visitas, quisimos traerles otro video porno genial de tatuajes y tattoos vaginales. Si les gusta, no olviden comentar y traeremos más videos porno de tatuajes en el coño con mucho gusto.

El primer intercambio swinger (Video Porno)

Video porno de España : El primer intercambio swinger + el relato real de sexo entre dos parejas con intercambio, luego de una simple cena y juego de póker.
Un video porno de 40 minutos de sexo dea cuatro entre sillones y sofás.


Video Porno : El primer intercambio swinger



Relato erótico : El primer intercambio swinger 

Empiezo esta historia con un poco de alegría y morbo al mismos tiempo, nuestra primera vez, fue la vez que todo ser sueña y comparte con su almohada, pero en nuestro caso fue real, fue de verdad y fue la mejor de todas.

Mi esposa Dayana, una flaca morena con un cuerpo latino, cuyas caderas son pequeñas y nalgas redondas con piel suave y depilada, siempre fue una mujer de hogar de esas que cuyo matrimonio es el pilar de todas sociedad, donde lo correcto es lo principal. Siempre fue una bestia en la cama, siempre me decía que ella en la cama podría ser la mejor meretriz de todas. ¡Y en efecto así era! Bueno, pero en fin fue la mejor manera de ver a mi esposa convertir sus orgasmos en una bomba que explotaría de una manera que ni ella misma podría imaginar que sería. De hecho siempre que teníamos relaciones parecía salir de su cuerpo y orbitar en la misma habitación para disfrutar de aquel espectáculo de orgasmo, a veces en medio de eso lloraba de placer. A veces se orinaba involuntariamente, ¡otras veces simplemente se dejaba caer y se retorcía de placer! En fin todo un espectáculo.

Un día conocimos una pareja que vivía cerca de nuestra casa y la pasábamos muy bien los fines de semana en un café o simplemente compartiendo un rato en casa jugando cualquier cosa. Ya teníamos un año de amistad y la confianza era bastante, siempre Carlos y Johana nos decían para hacer algo distinto, siempre había algo nuevo que hacer, en fin si no eran ellos éramos nosotros lo que planeábamos que hacer en cualquier momento.

Un buen fin de semana nos largamos a una playa cercana a un apartamento de un amigo que no los había prestado para un fin de semana normal (o al menos eso pensamos) llegamos y el primer día salimos a comer en un restaurante donde las horas, entre la comida y el vino se pasaron volando, y en ese hablar y beber empezamos a comentarnos cosas de la intimidad como por ejemplo los lugares donde lo habíamos hecho y lo mas loco que habíamos hecho, un punto de la conversación dije que mi fantasía era estar en un país y hacer el amor en un lugar publico a lo que Dayana simplemente dijo que lo que hacia falta era salir del país. En ese momento Johana dijo que su fantasía era que la vieran mientras hacia el amor con su esposo a lo que Carlos respondió que eso era lo único que les faltaba por hacer y que también compartía el mismo gusto que su esposa.

En fin la conversación fue algo de lo más normal de hecho entre risas y risas planeábamos jugar a las cartas como era costumbre al llegar a casa. Pero con mucha picardía de todas las partes dijimos que jugaríamos a apuestas; y tratábamos en ese momento de poner unas reglas a lo que Johana dijo que si era con reglas era mejor jugar otra cosa que la idea era pasarla de lo mejor y que si alguien se incomodaba simplemente acabaríamos el juego y de allí se vería que podíamos hacer para seguir divirtiéndonos.

Pero en fin todo un comentario sin ningún tipo de maldad, pero si con mucha picardía. No había nada oculto todo estaba dicho pero sin pensar que pasaría lo que al final pasó.

Con mas de una botella de vino entre 4 nos fuimos a la casa donde terminamos hablando como una hora mas hasta que a mi se me ocurrió lo de que jugáramos a las cartas, decidimos entonces, jugar poker el que ganara le pondría penitencias al que escogiera, ¡y en eso comenzamos la partida! Empezó todo con un: dibuja un ocho en la pared con tus nalgas para reírnos mientras alguien se contorneaba en la pared, o asómate al balcón y grita que eres una loca perdida y ese tipo de cosas divertidas, luego seguimos jugando como una media hora hasta que de tantas gané una partida, donde le pedí a mi esposa que se quitara los zapatos. Bueno bastó y sobró, de allí en adelante no nos reiríamos más hasta bien entrada la mañana.

Luego todo fue prenda tras prenda hasta que en una Carlos pidió a Johana que le quitara la franela a Dayana de forma suave y erótica. Luego la agarraron todos contra mi y fui el primero en quedar desnudo por completo, aunque me hayan desvestido ellas por culpa de los demás, dije que en lo que ganara una mano haría que se cumpliera su fantasía, porque los iba o obligar a hacerse el sexo oral enfrente de nosotros. Hasta que por fin gané una mano, ya no hacia falta quitar mucha ropa ya que todos estaba en ropa interior; le dije a Carlos que quería ver que le hacia a su esposa en sus partes genitales por un periodo largo de tiempo y que los veríamos. Así pasó. En la sala donde estábamos había un sofá cama, ya que era apartamento de playa, y enfrente un mueble que hacia juego con el sofá, así que les dije que se tumbaran en el sofá-cama que nosotros los veríamos desde el mueble.

Ella se acostó boca arriba y él empezó a besarla por todas partes hasta que le bajó la pantaleta y nosotros en el sofá sentados viendo aquello sin decir palabra alguna. Total que yo me senté en el mueble y Dayana entre mis piernas recostando su espalda en mi pecho. Por momentos nos quedamos viendo como Johana se contorsionaba de placer y nos lanzaba una mirada de vez en cuando hasta que Carlos se sacó su miembro y lo puso en su boca, en eso pasaron como 20 minutos cambiaban de posición y nosotros deleitándonos, yo con una erección gigante y Dayana solo veía como aletargada. Carlos puso en cuatro a su esposa y la penetró completa, esa mujer gemía de placer, en una de esas Carlos se sentó en la orilla de la cama y se la sentó enfrente, ella estaba a solo centímetros de nosotros, ella nos veía y se pasaba la lengua por los labios mientras pedía por más, hubo un momento, quizás el más erótico de toda la noche, en que Johana se dobló y se apoyó con sus dos manos en las rodillas de Dayana.

Disfrutaba de lo suyo pero verlas tan cerca me obligó a tocar a mi esposa por dentro de las pantaletas que la separaban solo por unos centímetros de Johana, sorpresa la mía cuando metí la mano y me di cuenta que Dayana estaba súper empapada. Tanto, que así como estábamos empecé a tocarla y bajarle las pantaletas, mientras la tocaba, Johana que ya se había percatado, le agarró una mano a Dayana y se la lleva hasta su seno, ella sin hacer mucho se la tocaba como para que se divirtiera mientras Johana hacia lo mismo.

La senté en el sofá recostada y sin mucho previo, me agarré el miembro y se lo puse en la boca a mi esposa que sin pensarlo mucho ya lo tenia todo tragado, cual es mi sorpresa cuando escucho que mi mujer gemía y volteo para encontrarme con que Johana le estaba haciendo el sexo oral a Dayana y ella lo único que hacia era sobarle la cabeza y apretarla contra su vagina mientras me hacia aquella felación, Carlos y yo nos veíamos como se ven dos personas que se conocen, con la mirada nos detuvimos y nos sentamos a ver aquello.

Ellas sin que nadie dijera nadase pasaron a la cama y Dayana se acostó boca abajo mientras Johana se puso arriba en una posición de 69, solo Johana era la que hacia algo Dayana estaba disfrutando hasta que abrió los ojos y se encontró con la vagina de Johana, y sin resistir empezó el espectáculo aquel de dedos dentro y dedos fuera, hasta que Carlos agarra a su esposa y la puso boca arriba y empezó a hacerle sexo oral y en la misma posición unos al lado del otro hacíamos lo mismo. Mi esposa solo se besaba con Johana mientras se divertía del sexo oral que recibía.

Luego de un rato de placer me levanté y senté a mi esposa y me le paré en frente para que me diera un rato de sexo oral a mi también, se sentó y mientras me echaba la mamada más rica voyerista que he recibido, se sentó Dayana a hacerle lo mismo a Carlos, al cabo de un minuto Johana estiró su mano y me agarró el pene para dárselo ella a Dayana, así que le agarré la mano a mi esposa y se la llevé hasta el pene de Carlos para que ella hiciera lo mismo, cual fue mi sorpresa al ver que mi esposa quitaba a Johana y se estiraba hasta donde estaba Carlos para darle una mamada, me excité como nunca ya que nos acercamos Carlos y yo y ella se metía uno y otro en la boca, mientras le metía mano, Johana se acercaba y hacia lo mismo, mientras entre cada tanto ellas se besaban y mamaban, así que yo por un momento decidí acercarme a Johana y recostarla para mamársela, y comencé a darle sexo oral a la esposa de mi amigo, no lo podía creer.

Comencé a mamársela y a meterle primero un dedo, estaba hecha agua, luego dos entre mamada y dedo le metí la mano completa en la vagina que tenia unos labios grandes y atractivos; concentrado me encontraba en eso cuando volteo y veo que mi esposa está por sentarse encima de Carlos quien estaba bien concentrado con Dayana. Ella gemía como siempre y tenia una mirada perdida así que me acerqué y coloqué a Johana en cuatro al lado de Carlos para que se besaran mientras yo metía un dedo en el culo de mi esposa y mi pene en la vagina de Johana que estaba loca de placer, pasaron dos minutos cuando me acerqué a Dayana y con toda la mala intención del mundo, mientras Carlos la penetraba vaginalmente yo la penetré por el culo, ella estaba a punto de acabar, lo sabía, así que mientras ella se encontraba extasiada, Johana la besaba, era la hora de que mi esposa acabara, la quería disfrutar mientras la veía, y se vino como nunca, se orino encima de Carlos que pareció gustarle más que a mi ya que le metía la mano en la vagina, y le daba a Johana la mano para que se la chupara, ella gustosa lamía y besaba a Johana.

Dejamos que se retorciera un rato mientras Johana le metía mano y la besaba por todas, todas, partes. así que yo me acosté y me senté a Johana encima mientras Carlos se le arrodilló por detrás y también se lo metió por la vagina, esa niña se enloqueció, gritaba de placer, daba gusto escucharla, en ese momento se unió Dayana de nuevo a besar a Johana mientras se lo mamaba de rato en rato a Carlos, se me sentó en la cara para que se la mamara y ella y Johana no paraban de besarse, así pasamos el mejor rato de nuestra vidas disfrutando de todo aquello.

Carlos estaba a punto de venirse así que se paró y se le metió a Johana en la boca y yo me deleité dándole un segundo orgasmo a mi esposa, al cabo de dos minutos Johana se lo sacaba a Dayana para propinarme una mamada, mientras Carlos se lo ponía en la boca a Dayana, en ese tanto me paré al lado de Carlos mientras que en un momento Carlos se vino y se corrió en la boca de Johana, para mi sorpresa la joven que mantenía todo el semen en su boca se volteo hacia Dayana y se lo escupió en la boca y la receptora se lo devolvía, al ver esto no resistí más y me vine también en la boca de Johana que era la que estaba vacía, y así pasaron dos minutos mientras yo disfrutaba de aquel espectáculo.

Así pasamos toda la noche hasta que empezó a amanecer y terminamos nosotros (los hombres por segunda vez) las mujeres ya habían perdido la cuenta.

Nos pasamos al cuarto de baño donde nos dimos una ducha de besos los cuatro. Y así salimos de allí y nos fuimos al cuarto donde nos acostamos todos en la misma cama.

Y desde ese día nos despertamos así dos o tres veces por semana cuatro personas que aprendimos a disfrutar de todo eso en una fantasía hecha realidad.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...